lunes, 1 de febrero de 2016

La siembra de la luna, mi propia historia

"La Siembra de la Luna" es uno de los principales temas que escuchamos cuando participamos en algún espacio donde se trabaja lo Sagrado Femenino, y aunque las primeras veces que lo escuchamos no sabemos a ciencia cierta en que consiste hay algo que resuena dentro de nosotras al escucharlo nombrar. Realizar esta práctica consiste en depositar nuestra sangre menstrual directamente en la Tierra como una Ofrenda Sagrada. Y aunque es algo simple y natural, el llevarlo a cabo llega a romper nuestros esquemas a niveles jamás pensados. Cuando transmito esta información a otras mujeres en sesiones privadas o en trabajo grupal de Círculo de Mujeres, me encuentro con la necesidad de contar mi propia experiencia al comenzar con esta nueva forma de relacionarme íntimamente con mi propia feminidad. Hace ya 13 años atravesé por situaciones límite, en las que puse en riesgo mi integridad física, mental y emocional. Mi feminidad estaba hecha trizas, como consecuencia de no tener una conciencia de amor y cuidado hacia mi misma. Fue entonces que en medio de la tormenta, y una relación sentimental toxica de la cual no podía desprenderme, decidí hacer un alto para buscarme a mi misma y comprometerme con todos los pasos que diera hasta llegar a mi Verdad, la luz al final del túnel, el Centro del laberinto. Fue así que tuve una invitación para pasar unos días en el campo en casa de una Abuela Guardiana de tradiciones nativas y conocimiento de lo Femenino. Mi plan era aprender además del conocimiento de lo femenino,cosas relativas a la siembra del maíz, a tejer, a preparar los alimentos de su huerta, en resumen, aprender activamente de todo lo que ella desarrollaba en su entorno, ya que me resultaba sumamente atractivo. Lleguè a su casa un domingo en la noche, con todo el entusiasmo y la expectativa que puede crear una chica de 20 años a punto de vivir algo totalmente novedoso y fuera de serie. Para mi sorpresa al pisar su casa, literalmente sentí el cólico de todos los meses al recibir mi regla. Adiós planes, me dije a mi misma, olvídate de sembrar, o de hacer algo interesante. La sentencia de dolor estaba hecha, iba a pasar los próximos días tumbada en la cama, y en el mejor de los casos, sobrellevando el malestar con algunas pastillas, imposibilitada para disfrutar y aprender como yo me lo había propuesto. Me vi en la penosa necesidad de comunicarle a la Abuela mi desencanto, y para mi mayor sorpresa ella reaccionó festivamente anunciándome que empezábamos una Ceremonia, lo cual terminó desconcertándome aun más. Pensé: creo que no tiene idea de lo que me está ocurriendo realmente, pero mejor no digo nada (no quería parecer amargada ante tanta alegría). No iba preparada para dicha "Ceremonia", en ningún sentido, no llevaba toallas femeninas ni nada para recibir mi sangre. La Abuela amorosa y generosamente, me proveyó de todos los recursos necesarios. Me prestó un lindo vestido de manta largo y cómodo, apropiado para la ocasión, me dijo: mira hijita para el dolor que tienes no hay nada mejor que acostarse en la tierra y recibir el calor del sol, ya que los cólicos son por tener frío adentro, así que quédate tranquilita ahí y descansa, cuando te vayas a cambiar tu toalla tomas un recipiente de cerámica que está bajo el lavamanos, pones tu toalla y vienes a verme, yo voy a estar lavando mi ropa. Y yo, muy aplicada a las instrucciones de la Abuela, hice todo lo que me dijo paso a paso, con algo de asco, debo admitirlo. Cuando llegué a buscarlaal lavadero sosteniendo el recipiente, en espera del siguiente paso, ella me pidió que se lo entregara, yo no quería verla a la cara, estaba pasando por un momento bastante bochornoso y para empeorar mi sentir, hizo la observación de que yo no me valoraba como mujer. Sentí una terrible indignación y pensé: esto es el colmo de la humillación, después de todo lo que estoy pasando, !me levanta un terrible falso, dice que no me valoro como mujer! no me conoce! ¡no puede afirmar tal cosa!. Ella como si hubiera escuchado mis pensamientos dijo: Si te valoraras como mujer, le hubieses dado por lo menos una enjuagadita al recipiente, mira esta todo lleno de tierra, hasta un grillo tiene, tu Sangre es Sagrada y no debe ser puesta en cualquier lugar. Me dejó la mente en blanco de verdad. Después de ir a lavar la vasija, y llenarla de agua para recolectar la sangre de la toalla, volví al lavadero esperando haberlo hecho bien, y que no me fuera a hacer otro comentario que me quisiera hacer desaparecer. Listo Abuela, ella me observo en silencio, se quitó el delantal y me dijo, muy bien, ahora sí vamos, elije un árbol, el que más te guste. Sin saberlo, me paré frente a un aguacate, y me dijo muy bien, vamos a ponerle muy buen abono a este aguacate y le vamos a pedir que nos de muchos ricos aguacates. Me dijo: +Estàs lista?. Yo asentí con la cabeza, esperando que fuera cierto. Me pidió que repitiera después de ella: " Querida Madre Tierra, gracias a esta sangre yo te voy a dar hijos e hijas, para poderte los dar necesito un compañero, en algún lugar de ti Madre Tierra, hay un hombre para mi. Que le guste trabajar, que le guste descansar, que me ame y que yo lo ame, que hagamos cosas juntos, que me guste lo que él hace y le guste lo que yo hago, que me de hijos sanos.... y, que más quieres pedir hija?.... me dijo la abuela Yo estaba en una especie de placentero shock, porque estaba acabando con otro de mis paradigmas! ¡Como es posible que yo pueda aspirar a todo eso?¡ en un solo hombre? es eso posible? y creer que está vivo en este momento en algún lugar del planeta???.Seré merecedora de todo esa compilación de virtudes??? Y a parte de todo, yo podía agregar cualidades a tan maravillosa lista?? realmente estaba muda y sorprendida. No sé cuanto habrá durado mi silencio pero no quería parecer tonta en un momento tan importante. Recuerdo que lo primero que se me ocurrió agregar fue que me hiciera reír. Posteriormente llegó el momento de ofrendar, la Abuelita tomó la vasija y dio gracias por mi vida, por la Sagrada Sangre de vida que provenía de mi útero. Me la devolvió pidiéndome que la volviera a sostener y que mirara mi sangre agradeciendo. De pronto un acto tan extraño y vergonzoso para mi, se convertía en uno de los momentos más especiales de mi vida, me estaba sintiendo especial por ser Mujer, creo que nunca me había sentido especial por el simple hecho de tener un vientre que cumpliera ciclos vitales ser portador y dador de Vida. En ese momento bajo ese gran árbol de aguacate, en medio del campo sentí que todo tenía un sentido profundo, y estaba siendo llevada de la mano de una noble mujer anciana, llena de sabiduría, de amor y comprensión. Por un momento, dejé de sentirme expuesta por sus observaciones, y me di cuenta que ella estaba acompañándome con toda su experiencia, era hermosa, con sus manos trabajadoras, con su vestido de flores, sus blancas trenzas, sus penetrantes y hermosos ojos que podían ver mi interior. Al finalizar me dijo, vamos a hacer esto todas las veces que cambies tu toalla. Y así lo vas a seguir haciendo cuando te vayas, tu Sangre debe ser ofrendada a la Tierra, nunca más la vuelvas a tirar a la basura. Fue así mes a mes, como fui reparando mi relación con mi Ser Mujer, no fue fácil, a veces dudaba de estar haciendo lo correcto, a veces se presentaba en mi la inercia de volver a lo conocido, y ahorrarme todo el trámite de hacer la ofrenda. Sin embargo pese a todo, persistí en no volver a tratar mi Sangre como un desecho. En muy poco tiempo los cólicos desaparecieron por completo, y con el tiempo encontré a mi compañero con el cual hemos formado una familia y tenemos dos hermosas hijas sanas. Pero eso es parte de otra historia. Yuro .

sábado, 23 de enero de 2016

"No hay nadie más bella que tú, por qué belleza solo hay una y está adentro" Miguel Spezzia


¿Quien creó los cánones de belleza? Hay que detenerse por un momento, salir de la inercia mecánica que rige la mayor parte de nuestras vidas, esa que nos impulsa a ir corriendo detrás del dinero, del reconocimiento, de buscar desesperadamente un lugar en nuestra sociedad para pertenecer y ser "alguien" que no tiene nada que ver con lo que realmente somos, para evadirnos.

 Si, para evadir nuestra propia vida, en el caso de que la tengamos, ya que generalmente buscamos no vivir, sino habitar este mundo a tontas y a locas sin darnos un respiro para plantearnos de corazón, hacia dónde realmente queremos ir y que es lo que necesitamos.

 No es fácil vivir en medio de una sociedad enferma que te bombardea los sentidos  para convertirte en un ente estupido y servil de un sistema cuyo objetivo es básicamente separarnos entre nosotros y de nosotros mismos, asustándonos, diseñando mañosas estratagemas que nos confunden para perder la libertad, para no sentir Amor, para enfermar, para competir en vez de mirar hacia dentro y agradecer el milagro que somos. 

Cuando nos dejamos confundir por el exterior, y llegamos a dudar o a negar nuestra verdadera belleza, nos destruímos, nos ponemos sombríos y perdemos el sagrado poder del cual todos estamos dotados para manifestar belleza en nuestra existencia. 

O por el contrario si en algún momento hemos llegado a sentir que alcanzar un prototipo de belleza física nos da poder, o nos hace superior a alguien, hemos sido manipulados con mentiras y eso nos marchitara sin mayor trámite. 

Qué bueno es hacer un alto en el vertiginoso camino, de experiencias, de pensamientos, de enardecidos sentimientos; para poder mirar con los verdaderos ojos que contemplan con asombro la maravilla que somos descubriendo el hermoso regalo de la belleza en nuestro interior, para entonces convertirnos en ella, contagiarla y crear juntos un mundo mejor. 


Yuro 


viernes, 22 de enero de 2016

Crear desde lo que eres, no desde lo que quisieras ser

Tantas veces tenemos elevadas expectativas sobre nosotros mismos, vamos por nuestro camino admirando gente, idealizando personas, en quienes proyectamos incluso cosas que no son reales, que provienen de fantasías que creamos para contrarestar nuestros vacíos y decepciones que vamos acumulando. Y no siendo esto suficiente, lo agarramos de escudo para no ser nosotros mismos. El miedo a equivocarnos, tiene de base un gran temor a no ser amados, y eso es una atadura que nos impide crear desde nuestra verdadera y más pura esencia. Esperamos tanto de nosotros mismos desde un lugar tirano y exigente, que coartamos el instinto primario de la creación que se manifiesta como un juego, como una acción placentera y natural, como una pulsión de vida. Es por esto que he necesitado recordarme a mí misma este mensaje resumido en un enunciado que me aterriza en mi propio corazón y en lo que soy, haciendo a un lado al coyote tramposo que vive en nuestra mente: " Crea desde lo que eres, no desde lo que quisieras ser". La autenticidad es preciosa e invaluable, pocas personas tienen el valor de mostrarse como son, seamos auténticos, seamos libres, ¡SEAMOS! Yuro

jueves, 16 de agosto de 2012

San Antonio Milagroso... mi propia leyenda

Mi Abuela Lucha, una genia que murió el 11-11-11, a quien por cierto extraño con todo mi ser y de quien siempre me sentiré orgullosa; siempre como toda abuela tenía muchas historias para contarnos, y de una de ellas me apropié como una leyenda de vida. Como siempre suele suceder que algun objeto en el día a día desaparece de nuestra vista cuando más lo estamos necesitando, las llaves, el monedero, la cartera, el cepillo de pelo, etc. Mi abuela decía pidanle a San Antonio Milagroso, el Santo de las cosas perdidas que se los encuentre y verán como enseguida aparece. Yo en un principio pensé, ay mi abue! que cosas dice. Pero la siguiente vez que perdí algo ante la desesperacíon decidí seguir el consejo de mi abuela y acudí a San Antonio Milagroso, y pum! milagro divino! apareció!! mi abue tenía razón! el Santo de las cosas perdidas te socorría de verdad! Así que desde ese día acudi, a San Antonio para encontrar muchas cosas. Un día en el Aeropuerto de Perú, vijando hacia México, olvidé sin darme cuenta en una sala de espera toda mi obra pictórica y me di cuenta ya que había abordado el avion, cuando lo noté entré en crisis nerviosa porque ¡esa sí que era una terrible pérdida irreparable!, así que mi esposo pidió permiso para bajarse del avión y buscar por alguno de los lugares donde habíamos estado antes de abordar, se bajó y no encontró nada, mientras yo lo esperaba comiéndome las uñas hasta de los pies, volvió al avión con las manos vacías, y yo no podía creerlo, ¡quería morirme! asi que le pedí que diera un ultimo vistazo solo por no darnos por vencido así tan pronto! y mientras volvía a buscar me quedé pidiendo con toda mi devoción a mi amado San Antonio, cuando de pronto vi a mi esposo entrar al avion con mis pinturas! las había recuperado! así que le hice una humilde pintura como agradecimiento a que me había salvdo la vida! Hoy en casa cuando algo no aparece directamente ya sabemos a quien acudir, y nunca falla! Gracias a San Antonio Milagroso y a mi Abuela Lucha que seguramente al ir al Cielo lo habrá conocido y tuvo la oportunidad de estrechar su mano para darle las gracias personalmente.

jueves, 19 de enero de 2012

De Café, Te y Mate...




"De Café, Te y Mate" Serie de tres pinturas
Acrilico con lapiz de color
0.25x0.18 m
Autora Yuro


"Para mis momentos soledad, de silencio, de ir dentro de mi misma para verme y sentirme, no hay nada mejor que una infusión que me ayude a soñar despierta"... Yuro

martes, 5 de julio de 2011

De pájaros, vuelos y viajes

 

depajarosymagia

YURO: “De pájaros y magia” Acrílico sobre papel .80X1.00 m

Hay momentos en nuestra vida en que nos es necesario desempolvar las alas, los llamados se manifiestan, nosotros elegimos si seguimos nuestras corazonadas, o nos mantenemos congelados en el confort de lo conocido, de lo seguro, con la falsa idea de que podemos controlar el flujo natural de las cosas.

Esta noche me encuentro cansada, con la ilusión de emprender el vuelo una vez más, buscando otro cielo, otro mar, esta ocasión con la esperanza de llegar a casa, a esa casa que aun no tengo.

Esta noche estoy cansada de las maletas, de las mudanzas, de las cositas y las cosotas, que me traen recuerdos y que creo necesitar, estoy fatigada de guardar y sacar una y otra vez  los tiliches del pasado a los que les guardo cariño, de intentar salvar lo que considero mis reliquias, de trasladar de un lugar a otro mi vida en cajas.

Es por eso que hoy solo pido que la dirección que estoy tomando sea la que me lleve a casa….

                            YURO